RABAT Stories

LOS NUEVOS MODELOS DE ALTA RELOJERÍA DE IWC SCHAFFHAUSEN

IWC Schaffhausen presenta dos modelos Portugieser con complicaciones
de Haute Horlogerie.

El Portugieser Tourbillon Rétrograde Cronógrafo combina un tourbillon con un indicador de fecha retrógrado y un cronógrafo, mientras que el Portugieser Tourbillon Calendario Perpetuo presenta un tourbillon y un calendario perpetuo.

Portugieser Tourbillon Rétrograde

El tourbillon es uno de los logros más fascinantes de la relojería. Se trata de un mecanismo que implica que el volante gire sobre su propio eje en una caja. Además de constituir un maravilloso espectáculo en la esfera, es un prodigio que reduce, gracias a su rotación constante, la influencia de la gravedad en el sistema oscilatorio y que aumenta la precisión del reloj.
El Portugieser Tourbillon Rétrograde Cronógrafo combina un tourbillon de los minutos volante a las 6 h y un indicador de fecha retrógrado a las 9 h con un cronógrafo con función flyback.

Caja de platino, esfera chapada en plata, agujas y apliques chapados en rodio, correa de piel de aligátor azul de Santoni

El Portugieser Tourbillon Calendario Perpetuo

El calibre de manufactura IWC 89900 es de cuerda automática y cuenta con una reserva de marcha de 68 horas. El cronógrafo muestra las horas y los minutos cronometrados en un único totalizador a las 12 h. Gracias a su tourbillon con mecanismo de parada, el reloj puede detenerse por completo, lo que permite fijar la hora con
una precisión de segundos. La palanca del palé y la rueda del escape están tratadas con la tecnología Diamond
Shell®, lo que les aporta una extrema dureza que reduce la fricción en la superficie y que mejora el flujo de energía en el movimiento.
El Portugieser Tourbillon Calendario Perpetuo reúne en un solo modelo las dos complicaciones que dan nombre al reloj.


Caja de platino, esfera chapada en plata, agujas y apliques chapados en rodio, correa de piel de aligátor
azul de Santoni.

El calibre de manufactura IWC 51950 combina un calendario perpetuo con un tourbillon, este último formado por 82 piezas individuales y con un peso de solo 0,635 gramos. Para mostrarlo a las 12 h, se ha abierto el anillo de avance del módulo de calendario y se ha integrado la fase lunar a las 6 h en el indicador de mes. El sistema de cuerda automática presenta una gran reserva de marcha de 7 días gracias a su rotor de oro de 18 quilates.
El programa mecánico del calendario perpetuo reconoce automáticamente la diferente duración de los meses y añade un día extra a finales de febrero cada cuatro años. El indicador de fase lunar es tan preciso que solo hay que ajustarlo un día cada 577,5 años.